LOBO es una fiesta
de raíz francesa
y corazón local.


Historia

Dice que creció en un ambiente gastronómico gracias a sus abuelas y su madre. Por eso, apenas pudo, Mahtias Floquet debutó en la cocina del restaurante vecino de su casa. Tenía 13 años. Fue copero y pelador de papas durante fines de semanas y vacaciones, mientras ganaba tiempo para entrar a una escuela de cocina. Lo consiguió 3 años más tarde. Sabía ya del ritmo incesante de una cocina, de la presión, el calor y también del respeto por cada producto. Dos años después se titula de cocinero en la escuela más antigua de Francia, la Savoie-Leman y recuerda: “Tenía, al fondo de mi cabeza, la voluntad de llegar a tener mi propio restaurante algún día”.

Sus profesores le habían advertido que: “si tú quieres aprender las mejor recetas, tienes que ir a trabajar con los mejores chefs”, así es que comenzó en La Brasserie de l’Ouest, del insigne chef francés Paul Bocuse.

Un año después, y con más de 90 horas semanales de trabajo en el cuerpo, Floquet viaja al sur de Francia para perfeccionar sus conocimientos sobre pescado, luego a Cannes para trabajar bajo el apremio del glamour del festival y finalmente, en el Restaurant Yoann Conte, es el segundo de abordo en un equipo de 45 cocineros.

Entonces viaja a Chile, y tras un recorrido que le pareció suficientemente elocuente, le plantea la idea a su amigo, empresario y aventurero, Jean Charles Boulogne. Él había dejado la compañía que había fundado en China y vuelto a Francia en busca de un nuevo entusiasmo. La invitación de Mathias llegó justo a tiempo.

En diciembre de 2013 viajan a Chile y eligen el lugar donde levantaría LOBO. Para diseñar la propuesta definitiva, junto a algunos amigos y nuevos integrantes del equipo, inician una travesía gastronómica por Francia que los ayudaría a definir el futuro del proyecto.

Al volver, comienza la construcción de la brasserie y la búsqueda incansable de los tesoros y sus productores. “Nos quedamos en gran parte porque los productos chilenos son extraordinariamente buenos y muchos. Conseguir productos de este nivel en Europa es muy difícil y muy caro. Los chilenos no se dan cuenta de la suerte que tienen por tener estos productos a mano”, ha revelado Floquet que lidera la permanente búsqueda de lo mejor del territorio nacional.

Una historia no se puede contar bien si es falsa. Nuestra voluntad es ofrecer a nuestros clientes una transparencia total, sobre nuestra manera de trabajar y todo lo que nos constituye. Transmitir esa sensación de verdad es fundamental para que podamos avanzar y LOBO se convierta en lo que queremos”.

Más información acerca de LOBO

(+56) 2 3221 7990